LOS PREMIOS DIGITALES PUEDEN SERVIR PARA ATRAER A CLIENTES OCASIONALES

Si la elección de premios en una operación promocional, es uno de los elementos que puede condicionar la redemption, comprender cuáles son los premios que más atraen para el propio objetivo puede transformarse  en un auténtico desafío para el marketer.

El digital llega para socorrer a una industria de marca y de los minoristas saturados de ofertas físicas, con la posibilidad de desmaterializar los premios y ponerlos al servicio de los usuarios, el 77% de los cuales, según una investigación de Advice Lab, declara que si podrían elegir los premios y si se entregasen en tiempo breve, participarían más a las actividades promocionales.

En este contexto, las plataformas de redención digital más evolucionadas para premios, permiten a las empresas que elijan una propia cartera de socios, entre los cuales los consumidores pueden gastar sus puntos componiendo un premio “a medida”. La empresa promotora tiene la posibilidad de anular los costos de almacenamiento, logística y atención al cliente, asumidos por el socio elegido, mientras que el consumidor puede elegir el premio, con tiempos de redemption inmediatos, palanca útil para aumentar la reputación de la marca de la empresa promotora.

Entonces, ¿ los premios digitales pueden reemplazar al 100% los premios físicos? Seguramente no al 100%, vista la atracción afectiva y el valor del que todavía representan para target específicos, pero expresan el máximo potencial respecto a temas de atención y de gratificación instantánea de los usuarios.  Introducir una especie de regalo en el paquete, como por ejemplo un mp3, un eBook, un cupón de descuento digital, puede tener un bajo impacto económico para la empresa, pero un alto valor percibido para el consumidor, lo que puede ser un primer paso para atraer a los clientes ocasionales premiándoles por su compra, para luego construir una relación de fidelización con cada vez más valor.  La recompensa digital, por ejemplo, permite mimar a los clientes que efectúan pocas compras y no alcanzarían los topes de puntos en un programa de fidelización tradicional.  Para la industria de marca representan un auténtico caring con el que premiar a los usuarios incluso por acciones desconectadas de la compra, pero que incentivan el uso de herramientas de la marca (e commerce, redes sociales, aplicaciones), promoviendo la creación de una comunidad digital en la que trabajar en la óptica del sell out boosting (estímulo de venta).

Como siempre, la innovación no es importante en el marketing digital, sino dónde y cómo se usa.

Fulvio Furbatto para Promotion Magazine